× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Cómo encontrar paz en el caos aparente del mundo de hoy...

LA IMPORTANCIA DE LA FE

“Se puede depositar la fe en lo que sea, pero la fe sin hacer nada ocasiona sufrimiento”.
Como ejemplo,  si una persona prende una vela para que le llegue una pareja pero apenas socializa, no tiene amistades ni una página en MySpace y no se le ve el pelo por Facebook, es poco probable que pueda encontrar a alguien. Y ahí viene el problema. “Si se queda en prender una vela, si no hace nada, cuando vea que no se produce eso que desea se va a sentir mal”.

LO MÁGICO

Lo mágico cautiva desde la niñez, cuando nos creemos que se puede tapar el sol con la mano, pero ese razonamiento infantil debe evolucionar en la adultez. El pensamiento abracadabra, creer que la afirmación por sí sola hará el cambio, no es saludable. “La persona es responsable de hacer el cambio. No vale el abracadabra si no se empuja la puerta. Eso es para los niños”. “La fe como objetivo es bueno. Es sano tener fe, pero hay que saber dónde la pongo”, abundó el psicólogo, quien advirtió del peligro de caer en las garras de personas estafadoras.

VOLVERSE VULNERABLE

“Cuando la gente está desesperada se vuelve vulnerable. Lo peor es que le creen a cualquiera”. Confiar en los aceites, baños y velas no está mal porque tener fe ayuda. El problema, dijo, es no hacer nada para cambiar. Con fe y acción se puede potenciar lo que se desea en el mundo exterior. Si se acompaña la estampita y la petición con conducta, entonces es posible que se le realice”.