× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

En el 5º centenario del nacimiento de Teresa de Jesús, una gran mujer del s. XVI que fue santa, mística y escritora, la clave que atraviesa todas estas dimensiones de su persona, y que nos ayuda a entenderla, es su original experiencia de Dios, su deseo insobornable de verdad y autenticidad y su talante evangélico. Todo ello la condujo a ser reformadora, creadora de propuestas nuevas para su tiempo.

Vivimos un momento histórico de gran complejidad. Uno de nuestros desafíos, o urgencias, es el modo en el que, también hoy, podemos llevar a cabo la experiencia de Dios, básica en todo itinerario creyente, que significa certificar en la propia vida la verdad de Dios. La experiencia personal de Dios es, pues, ineludible. Hoy estamos reclamando de manera insistente personas creyentes, mistagogos, que sepan acompañar a otros en esta búsqueda de la experiencia de Dios, sus itinerarios y su pedagogía. Es una cuestión pastoral de primer orden.

Pues bien, Santa Teresa es una pedagoga de los caminos de la experiencia de Dios que resulta enormemente actual. Su enseñanza es sugestiva, realista y convincente. Este trabajo trata de actualizar, precisamente, la pedagogía teresiana de la experiencia de Dios, concretamente en su libro Las Moradas, de tal modo que pueda ayudar asacerdotes, catequistas, religiosos y personas en búsqueda a encontrar las claves pedagógicas para iniciar(se) y recorrer los caminos de la apasionante búsqueda de Dios en nuestro contexto cultural.