× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Una nueva oportunidad para reconocer los prototipos tóxicos que nos rodean al tiempo que nos desvela las claves de su personalidad, a fin de reconocerlos y librarnos de ellos.

Después de explicarnos cómo distinguir y neutralizar al envidioso, al descalificador, al neurótico y al manipulador, entre otros, Stamateas descubre, en este libro, cómo comportarse ante, por ejemplo, el triangulador, el miedoso, el obsesivo, el masoquista, el prepotente, el negativo, entre otros.

«Muchas veces permitimos entrar en nuestro círculo más íntimo a "gente tóxica", personas equivocadas que permanentemente evalúan lo que decimos y lo que hacemos, o lo que no hacemos. Se trata de "personas tóxicas" que potencian nuestras debilidades y nos llenan de cargas y frustraciones. Ser tóxico es una forma de vivir, de pensar y de actuar; es una manera de funcionar. Mientras todos tratamos de corregir los rasgos tóxicos que percibimos en nosotros mismos, la "persona tóxica" no los reconoce y vive echando la culpa a los demás, robando su energía. Son adictos emocionales que necesitan hacer sentir mal al otro para sentirse bien ellos.»

Autor

Bernardo Stamateas

Bernardo Stamateas

Bernando Stamateas nació en el barrio porteño de Floresta y de ascendencia griega. Tras cursar la secundaria en los colegios Larroque y Mariano Moreno estudió dos licenciaturas al mismo tiempo, Psicología y Teología. Ya con los títulos bajo el brazo, sintió interés por la sexología clínica y acudió a las cátedras del psiquiatra y sexólogo Juan Carlos Kustnezoff. Luego de una extensa pasantía en el hospital de Clínicas, Stamateas sintió que su vocación era otra: “Ayudar a que la gente tenga mejor calidad de vida y a que alcance la paz espiritual. El medio fue la religión evangélica”. Entonces, puso los ladrillos de una nueva iglesia y fundó el Ministerio Presencia de Dios, un templo en Caballito. Hoy, para sorpresa de editoriales y librerías, sus 38 libros son éxito de venta en todo el país, Centroamérica y los Estados Unidos.