× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Cada vez más voces se alzan en contra de las vacunas, algunas de forma un tanto superficial; otras, como es el caso de esta obra, desde un punto de vista racional, documentado y experimentado.

Todos los medicamentos están sujetos a una estricta y continua vigilancia, pero las vacunas parecen escaparse de esa normativa, y además son administradas de manera sistemática a niños y recién nacidos.

Puesto que son fármacos que se introducen en nuestro organismo, generalmente por vía percutánea, las consecuencias de su peligrosidad deberían evaluarse seriamente. Esta valoración se hace aún más necesaria en el caso de los niños y de los recién nacidos, que reciben vacunas, una y otra vez, siguiendo un calendario sistemático que se extiende hasta los 12 o 14 años. Se tiene la certeza de que los efectos iatrogénicos de las vacunas abarcarán a muchas generaciones, pero ahora tenemos métodos alternativos e inocuos.