× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

El modelo extractivo de recursos naturales que impera en mucho países de América Latina sustrae del control territorial de las comunidades indígenas y locales.

Recursos de uso ancestral, como es el agua, sobre los que se han estructurado las economías indígenas desde tiempos inmemoriales, han garantizado la preservación de sus culturas.

En consecuencia, esto ha llevado a:

  • El desecamiento de las fuentes de agua.
  • La pérdida del derecho ancestral sobre el uso productivo de ellas.
  • La degradación del hábitat y los ecosistemas indígenas.
  • La contaminación por vertimiento de desechos industriales, minerales y químicos.
  • El desplazamiento de la población y la alteración de sus usos y costumbres.

También impactan espacios territoriales de uso y aprovechamiento de otras comunidades locales (pescadores artesanales, campesinos o villorrios rurales).