× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

“No salgas fuera, dentro de ti habita Dios”. -San Agustín-

El autor es el poeta del silencio y no sólo el creador de la Escuela del Silencio. El silencio no es mudez, ausencia de palabras, es sobre todo ausencia de ego, el silencio verdadero, puro, de calidad, es una vida sin ego, es pura libertad. José Fernández se introduce, casi sin quererlo, en la contemplación teológico-sapiencial del hombre. Es muy consciente de que, al hablar del silencio, se cae en un sinsentido. Por eso dice que del silencio no se puede hablar, no caben palabras.

Dios mismo es el que menos habla. En una única Palabra lo dice todo. A Dios no le hacen falta argumentos, ni lógica, ni deducciones, ni justificaciones. De ahí que en el libro haya ausencias de argumentos y deducciones, pero muchas intuiciones. El autor recurre a escenas bíblicas y evangélicas para ilustrar la importancia del silencio como requisito indispensable del encuentro de uno consigo mismo, en el que el silencio sería el sendero real. Y, desde esas escenas, llega a análisis sutiles de la vida misma y de la sociedad que nos rodea.