× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Queda especialmente reflejada en este libro la ambigüedad de la virtud de la fortaleza cuando se aplica a las mujeres. Una experiencia común y compartida que emerge rápidamente, bien se enfoque desde las distintas experiencias individuales o desde las estructurales. Sea desde la psicología, la historia, la economía o la teología, por mencionar algunas. Tal vez la fortaleza femenina y su dimensión resistente y resiliente se deba a esta sabiduría que ya Hildegarda de Bingen o el maestro Eckhart experimentaron de regar el alma para que crezca, se expanda y se mantenga. Esa espiritualidad impregnada y centrada en la creación cuya comprensión del sufrimiento tiene que ver más con los dolores del parto del universo preñados de vida y aspirando a plenitud que a pago por el pecado, propio del esquema de la caída que conlleva toda esa dimensión sacrificial abusiva, dolorista y desastrosa para todos, especialmente para las mujeres.

Seguramente no es lo mismo acudir a la virtud de la fortaleza desde un esquema teológico que desde otro y, sobre todo, los efectos que uno y otro originan en las mujeres (y en todos los seres humanos) son considerablemente distintos.