× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Nuestro día a día está invadido por las rutinas de tipo tóxico, que suponen una constante barrera para el crecimiento empresarial y para el desarrollo individual. La implantación de la Dirección por Hábitos tiene como objetivo el desarrollo de comportamientos coherentes con los valores de la organización y con impacto positivo en los resultados. La propuesta de hábitos directivos, en torno a los cuales se pueden realizar acciones de formación, refuerzo y cambio, se agrupa en 4 dimensiones.

Dimensión estratégica: Perspectiva - Prudencia

Dimensión grupal: Equidad - Justicia

Dimensión operativa: Fortaleza

Dimensión personal: Equilibrio -Templanza

En palabras de Javier Fernández Aguado: Que una organización sea capaz de desaprender malos hábitos, es decir rutinas, no es fácil, porque la inercia tiene gran fuerza. Cuenta, entre otros motivos con una fuerza relevante: la de permitir no pensar. (...). Con las experiencias prácticas y las sugerencias que se presentan, es posible poner en marcha cambios importantes en la forma de hacer, haciendo nuestra actuación más eficaz y más coherente con el liderazgo que exigen los profesionales de las empresas del siglo XXI.

INDICE RESUMIDO:

Modelo de aprendizaje de logos.

Implantación de un proyecto de dirección por hábitos.

Fases de un proyectos de Dirección por Hábitos.

Una escuela de liderazgo para el desarrollo de hábitos.

Dirección de personas.

Los habitos fundamentales.

Dirección por hábitos.