× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Para conocer el secreto de la salud del hombre había que conocer los misteriosos enlaces y las finas conexiones con el secreto de los árboles y de las plantas, conocer las afinidades recíprocas entre hombre y animal, el oculto entendimiento entre hombre y mineral. El arte de sanar de la medicina mapuche se compone de cuatro capítulos (cuatro, meli, es la cifra sagrada) que ahondan en las principales especies vegetales, otros cuatro en animales claves dentro de la cultura mapuche y un capítulo destinado a un elemento cosmológico: la luz solar. Es decir, nueve posibilidades de curar (nueve, ailla, es el número mapuche de la salud). La salud depende de la atenta vigilia de uno mismo para reunir las facultades en torno a lo que la realidad exija en ese instante y tener la mente despierta (trepelaimiduan), solo así será posible disponer de una granítica cohesión interna y contrarrestar los asaltos de energías (físicas o sutiles) extrañas.