× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

El suicidio de un niño, como el canario en la mina, es una alerta, un indicador de disfunciones sociales , y por tanto, su prevención no puede ser abordada de la misma manera en el caso de los suicidios de la población adulta.

¿Cómo entender el suicidio de un niño? Boris Cyrulnik no postula una sola causa, sino que ofrece un enfoque sistémico: La escuela, que hoy se ha convertido en el nuevo clasificador social, concentra las expectativas e inquietudes de los padres.

Esta institución realiza las condiciones experimentales de la angustia: inmovilidad física y supresión de los procedimientos espontáneos que nos permiten tranquilizarnos. La desorganización de los ritmos escolares impide el aprendizaje y aumenta el malestar.

Entre 40 y 100 niños menores de doce años se suicidan cada año. ¿Cómo explicar lo inexplicable? Para Boris Cyrulnik, uno de los primeros especialistas en abordar esta espinosa cuestión, el suicidio infantil no obedece propiamente al deseo de muerte, pues el niño maneja diferentes nociones que un adulto y la muerte es sólo una ausencia temporal y «reversible».