× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Descripción

Una película sobre la escasez dentro de la abudnancia.

La cantidad de pan que cada día no se vende en Viena y por tanto es devuelto para tirarlo es suficiente para abastecer la segunda ciudad más grande de Austria, Graz. Unas 350.000 hectareas de tierra agrícola, sobre todo en Latino América, se utilizan para cultivar soja para alimentar el ganado austríaco, mientras que una cuarta parte de la población de este país muere de hambre. Cada europeo come al año diez kilos de verduras artificialmente irrigadas en invernaderos del sur de España, a pesar de la escasez de agua.