× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Perro y hombre juntos hasta el final

El acompañamiento empático: con el perro hasta el final
Por Stefano Cattinelli

amor entre perro y hombre

El acompañamiento empático es un tema muy delicado. Una pregunta que me hago desde siempre es ésta: ¿puede un perro anciano o enfermo concluir su propia existencia, sin sufrir, rodeado completamente por el Amor de quien le ha querido toda la vida?

Soy perfectamente consciente de que estoy afrontando una cuestión que para la mayoría de la gente puede parecer abstracta o difícil de comprender, aunque en nuestra cotidianidad se haga todo lo posible para no afrontarla y a menudo ni siquiera se quiere tocar el tema.

Aun así, esta cuestión, y aunque no queramos pensar en ello, no solo existe, sino que es también una parte integrante de la relación que tenemos con nuestro perro.

Es precisamente un vínculo aquello que construimos con nuestro perro día tras día, gracias al cotidiano intercambio emocional y a todas las actividades y a los proyectos de vida en los cuales le involucramos. Esta relación existe sabiendo que hay un límite, porqué existe un inicio y un final. Si os preguntara como inició la relación con vuestro perro, cada uno de vosotros sabría perfectamente cómo responderme y yo también os explicaría como inició la mía. Para llegar sin premisas o titubeos a la esencia de nuestra relación podría decir que ha sido un impulso de Amor que ha hecho que nos encontremos.

Y bien, si la relación nace a través de un impulso de Amor… ¿cómo creemos que debería concluirse?

Mi perro y yo: una relación que empieza con el amor

La respuesta a esta pregunta es el punto central de la cuestión, el punto de partida para las siguientes reflexiones.

Estoy más que convencido que para afrontar este tema es fundamental tener una buena claridad y lucidez de pensamiento, sobre todo porqué soy consciente que un tema así puede tener una influencia muy intensa sobre vuestras emociones.

Decíamos entonces: la relación con nuestro perro inicia siguiendo una frecuencia de Amor. La chispa que se enciende en nuestro corazón nos permite experimentar emociones muy profundas que, según muchos, difícilmente conseguimos sentir en la relación con otros seres humanos. La relación con el perro inicia desde el momento en el que nosotros iniciamos a vibrar en la frecuencia del Amor.

Este Amor está vivo, es vital, y se renueva cada vez que nuestra mirada se dirige hacia él, cada vez que le llamamos o que nos busca y nos llama a su manera. Decenas y decenas de veces al día durante todos los días de la semana, del mes y del año, durante catorce o quince años y algunas veces incluso más. A veces sucede que este Amor no queda encerrado dentro de los límites de la relación que tenemos con nuestro perro.

A veces sucede que, siguiendo el flujo y una naturaleza que le es propia, este Amor empieza a fecundar la vida misma de las personas. Entra hasta tal punto en sus vida que empieza a permear sus pensamientos y acciones, y las personas empiezan a pensar que si quieren amarse, si se quieren permitir que este Amor impregne también su vida laboral, deben escoger sí o sí un tipo de trabajo que puedan amar. Con el cual puedan tener una relación de Amor.

perro y hombre

El amor por mi perro, el amor por mí mismo

¿Qué mejor ocasión para fundir el Amor que siento por mi perro con el Amor que siento por mí mismo en el momento en que decido desempeñar un trabajo que me gusta y hago con ganas? La chispa, nacida del encuentro con el propio perro, enciende entonces un fuego, una pasión. Se convierte en un vehículo, un instrumento a través del cual puede resonar una Fuerza mucho más grande del propio ser humano. Una Fuerza que va más allá de nuestros límites, ¡tanto es así que la veo presente también en mi perro!

Él me ama y yo le amo. Reconocer las necesidades del propio perro es un acto de Amor hacia él. Cómo reconocer las propias necesidades es un acto de Amor en relación a nosotros mismos. Y finalmente, también enseñar a otra persona a reconocer las necesidades de su perro es un acto de Amor, en relación a toda la humanidad. El fuego se transforma en un incendio.

Y después... ¿qué sucede?

El hecho es que aquel que ha hecho que todo esto empezara, mi perro que ha sido la chispa, el fuego y el incendio, cuando está finalizando su ciclo natural y necesita mi presencia, mi esencia, todo mi ser... un día se encuentra delante de un Médico Veterinario que le ha visitado solo esporádicamente, que claramente no es su punto de referencia existencial, al cual ha dedicado toda su existencia, y con una inyección pone fin a su vida. Yo me he preguntado siempre: ¿dónde está el Amor en todo esto? Veo el sufrimiento humano, veo el miedo de la muerte, veo un posible sufrimiento animal no gestionado por los fármacos, veo la confusión entre el apego y el dejar ir, veo a menudo las prisas, veo el dejarse guiar por otros, veo el no querer superar los propios límites, veo la esperanza confundida con la no presencia, veo la separación, veo el sufrimiento humano sin apoyo, veo el miedo al propio dolor...

El acompañamiento empático

En veinte años he visto muchísimas experiencias de no Amor. Por este motivo he sentido la necesidad de explorar este tema tan complejo, lo he hecho también a través de la escritura de tres libros, he decidido que para todos, para el perro, para la persona y para mí mismo era más justo vivificar aquel Amor que nos ha hecho encontrar, en vez de matarlo junto al animal. Acompañar empáticamente el propio perro al final de la vida no es muy diferente de cuando nos la jugamos decidiendo que con él y gracias a él podíamos transformar nuestra unión en una relación de valor.

Sigue guiando el Amor. Y como sucede en todas las experiencias nuevas, aquellas que aún no conocemos, también conviene aprender ésta con tiempo. Existen instrumentos interiores y exteriores que conviene conocer y alimentar, si no, nos arriesgamos a perder una ocasión que, por su naturaleza, no se volverá a repetir. En el último periodo de su vida es el perro quien nos necesita a nosotros. Antes éramos nosotros los que le necesitábamos a él. El Amor, por su naturaleza, necesita fluir.

Siempre, desde el inicio hasta el final.

"Es en la separación cuándo se siente y se entiende la fuerza con la que se ama" Fëdor Michajlovič Dostoevskij

 

Así aprende su perro

Así aprende su perro

Ken Sewell

Cómo educarlo y adiestrarlo. Cómo corregir sus conductas problemáticas y lograr que se porte bien

Hispano Europea Editorial

14,90 €

15,88 $

Añadir al carrito
El Perro Gourmet

El Perro Gourmet

José Miguel Ramírez Alonso

31 recetas para hacer feliz a tu perro

Mandala Ediciones

10,00 €

10,66 $

Añadir al carrito
Un perro en el diván

Un perro en el diván

Pablo Hernández

León, el teckel agresivo. Luna, la galga asustadiza y otras historias de la psicología canina

La Esfera de los Libros

17,00 €

18,12 $

Añadir al carrito
Adiestramiento que funciona. Obediencia básica (Libro+DVD)

Adiestramiento que funciona. Obediencia básica (Libro+DVD)

Ken Sewell

Enseña a tu perro las órdenes básicas con un método de adiestramiento sencillo y eficaz, basado en la confianza y el entendimiento mutuos

Hispano Europea Editorial

18,50 €

19,72 $

Añadir al carrito
Adiestre a su perro rápido y fácil

Adiestre a su perro rápido y fácil

Claire Arrowsmith

Entrenamiento canino instantáneo: el programa con unos resultados rápidos

Hispano Europea Editorial

15,90 €

16,95 $

Añadir al carrito
En la Mente de un Perro Alexandra Horowitz

En la Mente de un Perro

Alexandra Horowitz

Lo que los perros ven, huelen y saben

RBA Libros

18,00 €

19,19 $

Añadir al carrito