× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los Colores en los Mandalas

Mente, Emoción y Alma
Los significados de los colores en el mandala

pintar mandalas

Un mandala es un esquema enérgico que representa el círculo entero de la existencia. Círculo, cuadrado, triángulo, en cada santuario o catedral que visitamos, veremos esta geometría sagrada que ejerce en silencio su influencia mística y ancestral y su conexión mágica.

En cualquier parte del mundo donde vayamos, podremos seguramente encontrar estos mandalas con sus poderosos dibujos como llaves para abrir puertas hacia la infinidad eterna. Encontramos los mandalas por todas partes, son celtas, árabes, sufís, hindúes, indios... lo que está claro es porque se han realizado y porque existen. Porque a través de ellos nos podemos curar. Los mandalas sirven para estimular y generar abundancia, armonía y salud en cada persona que desee trabajar con ellos, rediseñarlos y pintarlos.

Los colores de los Mandalas

Cada color escogido para pintar un mandala tiene significados diferentes para la curación; durante la meditación sobre el color utilizado para el mandala alcanzaréis el centro de vuestra esencia.

Rojo

Pintar los mandalas de Rojo ayuda a vivir con valentía día tras día. El rojo, si se utiliza mientras se medita en el mandala, os curará de la pereza y de la indolencia, si las sufrís, y os ayudará a orientar vuestra vida hacia los objetivos y las metas que hayáis definido.

Negro

El color Negro es el color del oeste, donde el sol se pone. Un mandala con mucho negro expresa la necesidad de un tiempo de reflexión, de purificación, de una “pausa” para observarse y dejar ir alguna cosa que se está sobrecargando.

Blanco

El color Blanco, cuyo elemento es el aire y cuya dirección es el norte, en el mandala representa el estado mental ideal, la intuición. En los mandalas, dejar espacios en blanco es símbolo del contacto de nuestra pequeña mente con la Mente Suprema y expresa un deseo de recibir ideas superiores o de conseguir grados de mayor y más elevada comprensión de lo divino en lo humano.

Amarillo

El color Amarillo, que en los mandalas representa el intelecto o la mente, representa el florecimiento, la claridad, la inteligencia sabia del despertar; expresa crecimiento, evolución, carácter sereno, gratificante, excitante y anuncia una cierta cualidad de clarividencia.

Azul

El color Azul representa lo espiritual o lo sublime, aquello que se manifiesta, aquello que desafía todos los límites, un carácter en movimiento hacia aquello que a veces se intuye con la imaginación, soñando despiertos; indica feminidad (ternura y generosidad) y apertura espiritual.

Verde

El color Verde en el mandala representa el elemento tierra, es decir, la propia naturaleza abierta, noble, desbordante. Indica el crecimiento sano de todo aquello que germina en uno, indica lo natural y lo obvio, la lógica, la precisión y la necesidad de espacio personal.

Naranja

El color naranja indica un tiempo de calor y de satisfacción. Su energía, más moderada que la del rojo, favorece la alegría. Es el color de las fuertes renuncias hacia lo mundano, a favor de elevados objetivos espirituales.

Violeta

El color Violeta en los mandalas indica lo lúdico y lo trascendental unidos finalmente en armonía. La vida que florece con lo espiritual, lo material en caliente fusión entre sujeto y objeto, el encanto de saber ser, más que un “yo”, un “nosotros”.

Marrón

El color Marrón es un color que trae recuerdos de tierras fértiles y cosechas o tierras preparadas para una nueva siembra. Representa el campo arado, la vida que se abre a nuevos surcos, el alma que se descubre a ella misma; nos sugiere que una parte de nosotros estaba ya allí, donde estamos ahora, que todo en el momento en que sucede ya es pasado.

Lee más sobre los mandalas: Cuando mandala rima con bienestar

  DESCUBRE NUESTRA SECCIÓN DE LIBROS DE MANDALAS >>