× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Combatir el mal aliento

Halitosis: causas y remedios naturales
Por Giuliana Lomazzi

halitosis

¿Vuestro problema se llama halitosis, es decir, mal aliento? Si os puede ser de ayuda (aunque sea un pobre consuelo) no sois los únicos que lo sufrís: en el mundo lo sufre una persona de cada dos, y España no es una excepción.

El mal aliento es comprensiblemente una fuente de estrés y de disminución de la autoestima, por tener, como podemos imaginar, un impacto social con repercusiones en la vida laboral y privada. ¿Pero cuáles son las causas del mal aliento y cuáles son los remedios (obviamente naturales)?

Halitosis: causas de una afección antiquísima

Los remedios para combatir la halitosis eran ya investigados por nuestros antepasados, señal de que el mal aliento no es exclusivo de los tiempos modernos. Quizás, el remedio más antiguo conocido data del 1550 a.C. y era un colutorio a base de hierbas molidas en vino. Probablemente muy útil aun hoy en día para atenuar el “recuerdo” que dejan ajo y cebolla, pero de igual modo que con los colutorios modernos, era insuficiente para eliminar el problema de raíz.

Efectivamente, las causas de la halitosis van mucho más allá del consumo de estos exquisitos vegetales. En el 10% de los casos el problema es de competencia médica, relacionado con problemas respiratorios o gastrointestinales, así que de ellos no nos ocuparemos. En el 90% restante, la principal responsabilidad es de la mala higiene oral.

Boca... ¡bactérica!

Lavarse los dientes mal o de manera irregular tiene el efecto de aumentar la carga bactérica presente en la boca. Es así porqué los residuos alimentares no se eliminan, y se convierten en alimento para las bacterias que se encuentran en los dientes, encías y lengua, formando la bien conocida placa bacteriana y creando, a través de la fermentación de la comida, compuestos que no producen precisamente una buena olor.

Pero este motivo debemos tomarnos con seriedad la higiene dental.

Se empieza por la mañana, después del desayuno, ¡y no antes como hacen muchos! Si fuera posible también convendría lavar los dientes después del almuerzo, y finalmente dedicar el mayor cuidado por la noche. Durante esta operación no se debe obviar la lengua, así como enseña la ayurveda desde hace milenios. En efecto, muchos estudios científicos sobre la halitosis demuestran que a menudo la causa está precisamente en la lengua, la superficie de la cual es irregular y hospeda muchas bacterias.

Sobre ella se forma una película que debe eliminarse con un instrumento específico o con un cepillo suave. Obviamente se debe masajear delicadamente, intentando llegar lo más lejos posible (es decir, donde prosperan mayormente las bacterias), aunque la sensación no es precisamente placentera. Pero el esfuerzo tendrá su recompensa, no solo para obtener un aliento fresco: pues varios estudios demuestran que una adecuada limpieza ayuda a obstaculizar la formación de placa dentaria.

Como combatir la halitosis

Será necesario antes que nada estar provistos de un buen cepillo de dureza media, con el cual cepillar de arriba hacia abajo la arcada superior y de abajo hacia arriba aquella inferior. El movimiento debe ser vertical, de modo que las cerdas penetren entre los dientes. Antes de iniciar esta operación, antes de ir a dormir, convendrá proveerse también de hilo dental y un cepillo interdental, para una higiene verdaderamente completa. Por la noche las bacterias tienen campo libre, ¡por eso se deben eliminar el máximo de residuos alimentarios posibles! A continuación queda la indispensable limpieza de la lengua, que ayuda a las papilas gustativas a percibir mejor los sabores y favorece la secreción de los enzimas digestivos.

Colutorios caseros naturales

El toque final lo hace el colutorio. Naturalmente en el supermercado podemos encontrar buenos productos biológicos pero, ¿por qué no preparárnoslo en casa? A continuación veremos algunos consejos para obtener de modo simple remedios naturales caseros contra el mal aliento. ¡Cuidado con posibles contraindicaciones o alergias personales!

Salvia, tomillo, menta, perejil. Todas son hierbas refrescantes y antisépticas. Una vez escogida aquella que se prefiere, bastará poner en infusión un par de cucharaditas en una taza de agua hirviendo. Después de 10 minutos se filtra y se deja enfriar.

Clavos. Antiséptico y desodorante, tiene efectos analgésicos que ayudan en caso de dolor de dientes. Se prepara una media cocción de unos pocos clavos en un vaso de agua durante 5 minutos, se deja reposar durante 10 minutos, se filtra; se usa frío.

Aceite esencial de menta. Bastará diluir tres gotas en un gran vaso de agua, mezclar y proceder con los enjuagues.

Semillas de anís verde o de hinojo. Preparados a media cocción serán óptimos para los enjuagues.

Amiga saliva

Enjuagarse bien la cavidad oral con el colutorio o simplemente con agua es de gran ayuda para la saliva, que con sus anticuerpos juega un papel principal en la limpieza y desinfección de la boca. No es una casualidad que por la mañana, cuando nos despertamos, se pueda sentir el aliento pesado: es así porqué por la noche la saliva trabaja menos, sobretodo en la parte posterior de la lengua, facilitando la acumulación de bacterias. Para que este valioso líquido no disminuya será necesario evitar aquellos alimentos que reducen la producción, es decir, aquellos con mucha sal o taninos. Y naturalmente será necesario beber suficientes líquidos durante el día.

La mesa para el aliento fresco

Por otra parte, debemos tener en cuenta también que nuestra alimentación influye en la halitosis. Es así porqué, como demuestran varios estudios, algunos alimentos crean una mayor acidez oral, dejando lugar de este modo a bacterias y efluvios poco agradables. Cuidado sobre todo con el exceso de carbohidratos, que no solo alimentan bacterias y mal aliento, ¡inciden también sobre un mayor riesgo de caries!

¿Cómo actuar? Obviamente debemos descartar la comida basura (y alcohol y tabaco, ¡grandes enemigos del aliento fresco!) en pro de los alimentos naturales y biológicos. La verdura cruda, rica en fibras, ayuda a mantener los dientes limpios y a reforzar las encías. Lo ideal es consumirla antes del primer plato, sin limitarnos a un poco de lechuga: comidos a mordiscos, zanahorias, apio, rábanos son muy útiles para este objetivo. La abundancia de vegetales, con sus antioxidantes, ayuda también a prevenir las intolerancias, otra de las causas del mal aliento. Los cereales (obviamente integrales) no deben eliminarse, sino ser consumidos racionalmente y asociados siempre con una fuente de proteínas (las legumbres son óptimas).

Las fibras de los vegetales ayudan también a regularizar el tránsito intestinal: no olvidemos que el estreñimiento trae con sí varias consecuencias, ¡entre ellas el mal aliento!

Masticar, un ejercicio de paciencia

Masticar mal favorece la acumulación de fragmentos en los espacios interdentales – y por tanto, como sabemos, que prosperen las bacterias del mal aliento – pero también obstaculiza una buena digestión. Por eso, será necesario acostumbrarse a masticar mucho, de 30-50 veces por bocado, según la dureza. Y ya que hablamos de masticar, puede ser de ayuda añadir de vez en cuando una baya de enebro o bien alguna semilla de hinojo o de anís, que refrescan el aliento y favorecen la digestión.

Depurarse

De vez en cuando, un poco de desintoxicación aligera el organismo y puede tener efectos positivos también sobre la halitosis. Cada estación ofrece sus alimentos depurativos: en otoño, por ejemplo, triunfa la uva, en primavera el diente de león, etc.

Todo el año nos pueden ser de ayuda las algas y el té verde. Una gran ayuda viene también por parte de los zumos, sobre todo aquellos a base de verdura y hojas.

En fin, ¡una vez más debemos dar gracias a la Naturaleza por todo aquello que nos ofrece!

9,95 €

10,68 $

Añadir al carrito

12,00 €

12,88 $

Añadir al carrito
Cuidado Dental Holístico. Nadine Artemis

Cuidado Dental Holístico

Nadine Artemis

Guía completa para la salud integral

Gaia Ediciones

10,00 €

10,73 $

Añadir al carrito
Vencer la Periodontitits

Vencer la Periodontitits

Mark Bonner

Tantas bocas por curar ... de los parásitos que las vampirizan

Amyris Ediciones

24,50 €

26,29 $

Añadir al carrito
Descodificación Dental. Christian Beyer

Descodificación Dental

Christian Beyer

Nuestra infancia a través de los dientes de leche. Caries, dolores, malposiciones, ausencias.

Sincronía Editorial

17,00 €

18,24 $

Añadir al carrito
Mercurio en la Boca

Mercurio en la Boca

Jesús Torres Toledo

Lo que nadie le dijo de sus empastes metálicos

Obelisco Ediciones

9,95 €

10,68 $

Añadir al carrito