× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Testamento

Testamento

30,00 €

32,05 $

Disponibilidad: inmediata

Gastos de envío gratuitos para España Península

Autor: Ramón Llull

Editor: Indigo Ediciones

Libro

Págs: 520

Formato: 20x13

Año de edición: 2001

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

Invitamos al lector a que disfrute de una de las obras por excelencia de la literatura alquímica, que sin duda se verá incrementado en este caso por la ocasión que se le brinda de poder acceder a la misma desde el lenguaje y la expresión propios de una época en la que el Arte Químico gozó de la mayor de las estimas.

AUTOR

Ramón Llull

Ramón Llull

Ramón Llull (Palma de Mallorca, 1232 -1315) fue un laico próximo a los franciscanos (pudo haber pertenecido a la Orden Tercera de los frailes Menores), filósofo, poeta, místico, teólogo y misionero mallorquín. El ex trovador, tras su conversión, renegó de su figura mundana de cantor del amor carnal. La vergüenza y la humildad hicieron que ocultara la propia identidad en sus primeros escritos. El personaje de ‘Ramón’ no es un ente de ficción, sino el resultado de una construcción autobiográfica perfectamente controlada. El paso de las Artes de la primera fase a las de la segunda representó una alteración profunda en los procedimientos lulianos de ofrecer al mundo la propia imagen. Hacía falta explicitar en qué consistía su ‘autoría’, puesto que la osadía y la ambición del Arte como sistema de pensamiento podían ser entendidas como un acto ilícito de presunción intelectual. Llull nunca dejó de ‘atribuir’ a Dios su Arte. Según nos dice, en efecto, esta le fue dada graciosamente el 1274, cuando se había retirado a la vida contemplativa en lo alto de la montaña de Randa: la iluminación es la experiencia fundamental del personaje de ‘Ramón’, tal y como la reporta la Vita coetanea. A partir de la década de los noventa, el beato quiso que su público lo identificara con un intrépido luchador del ideal, que tras 30 años de vida estéril, ya había dado 30 más al servicio de Dios escribiendo libros sobre los errores de los infieles, haciendo gestiones para la formación de un cuerpo de predicadores, dando buen ejemplo a los demás.