× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Templarios en América - Tim Wallace-Murphy & Marilyn Hopkins

Templarios en América

De las Cruzadas al Nuevo Mundo

15,00 €

Disponibilidad: inmediata

Autor: Tim Wallace-Murphy, Marilyn Hopkins

Editor: Obelisco Ediciones

Libro

Págs: 288

Año de edición: 2008

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

Este libro cuenta, con fascinante detalle, la historia de cómo dos importantes familias europeas arraigadas en la tradición y la espiritualidad templaria aunaron esfuerzos para intentar crear una nueva comunidad económica en América, lejos del alcance de la Iglesia y del largo brazo de la Inquisición.

Casi un siglo antes que los viajes de Colón, Henry St. Clair, conde de Orkney y señor de Roslin, puso su flota bajo el mando de dos hermanos de la famosa familia Zeno de Venecia y, en 1396, zarpó con ellos hacia América por el Atlántico Norte. Una vez allí, exploraron la costa nororiental de Norteamérica y se relacionaron de forma pacífi ca con el pueblo mi’qmaq del actual Canadá.

Pruebas de sus viajes son las tallas de piedra de ambos lados del Atlántico, y se pueden encontrar evidencias documentales que han sido corroboradas por una sólida tradición oral que ha resistido los embates del tiempo.

Los expertos en temas templarios Tim Wallace-Murphy y Marilyn Hopkins nos narran la convincente historia de las familias templarias pertenecientes al Rex Deus, desde el linaje señorial de los Ilustres St. Clair de Escocia.

Digno de destacar es el modo en que siguen el rastro del legado de los viajes templarios a través de la formación de la fraternidad de la francmasonería hasta los padres fundadores de Estados Unidos, y el esbozo de la Constitución de este país.

Con ello, exponen los hechos que hay tras las populares novelas aparecidas recientemente sobre este tema, y demuestran una vez más que la verdad supera con creces la ficción.