× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Kalanchoe - Adolfo Pérez Agustí

Kalanchoe

Una alternativa natural a la quimioterapia

7,95 €

8,52 $

Disponibilidad:

Autor: Adolfo Pérez Agustí

Editor: Obelisco Ediciones

Libro

Págs: 96

Formato: 12,5x19

Año de edición: 2012

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

Momentáneamente
No disponible

¿Quieres recibir un aviso cuando vuelva a estar disponible?

  Avísame

DESCRIPCIÓN

Algunas Kalanchoes son como una panacea para los pueblos indígenas de la Amazonía, quienes las emplean para propósitos diferentes, como el tratamiento de fiebres, la curación de heridas, las quemaduras, la diabetes o las picaduras de insectos.

Ricas en alcaloides, triterpenos, glicósidos, flavonoides, esteroides y lípidos, algunas Kalanchoes tienen importantes propiedades antioxidantes, así como cualidades antiinflamatorias. Uno de sus componentes, los bufadienolides, poseen un fuerte potencial contra ciertos tipos de cáncer, superior incluso a los agentes quimiopreventivos.

Según estudios realizados en China, estos compuestos (bufalina, bufotalina y gamabufotalina), miembros clave de bufadienolides aislados a partir de plantas medicinales, potencian significativamente las células humanas sanas en el cáncer de mama e inducen la apoptosis de las malignas. Las Kalanchoe, de momento poco conocidas en Occidente desde un punto de vista medicinal, se perfilan como una alternativa natural a la quimioterapia.

AUTOR

Adolfo Pérez Agustí

Adolfo Pérez Agustí

Adolfo Pérez Agustí es un reconocido Naturópata, autor de más de 50 libros sobre Medicina Natural, además de Profesor de Enfermería y Geriatría, dedicado desde hace ya casi 40 años a la divulgación y docencia de la Medicina Natural. En sus escritos aboga por una Medicina más holística, es decir, la curación del enfermo mediante el trato conjunto de su cuerpo, mente y alma, evitando siempre que sea posible la utilización de elementos químicos, pues de nada vale mejorar un órgano si perjudicamos a otro.