× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

El Cielo y el Infierno

El Cielo y el Infierno

El don de hablar con la otra realidad

17,00 €

18,01 $

Disponibilidad: inmediata

Autor: Allan Kardec

Editor: Humanitas Editorial

Libro

Págs: 332

Formato: 15 x 21,5

Año de edición: 2013

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

La guía para el viajero antes de entrar en un mundo nuevo para él. La vida del más allá se desenvuelve a su vista con esperanza y consuelo renovado, para afianzar su fe en el porvenir. Una investigación del tránsito de la vida corporal a la vida espiritual, las penas y las recompensas futuras, los ángeles y los demonios, con numerosos ejemplos de comunicaciones obtenidas sobre la situación real del alma durante y después de pasar al otro lado. Preguntas y respuestas sobre el destino del ser humano: Dejando la Tierra ¿A dónde vamos? ¿Qué es de nosotros? ¿Estaremos mejor o peor? ¿Seremos o no seremos? Ser o no ser: tal es la alternativa, es para siempre o para nunca jamás, es todo o nada, viviremos eternamente o todo se habrá concluido para siempre. Bien merece la pena pensar en ello. La justicia divina según el espiritismo. Las causas del temor a la muerte. El porvenir y la nada. El cielo y el infierno. Los ángeles y los demonios. El limbro. Espíritus felices. Espíritus arrepentidos.

AUTOR

Allan Kardec

Allan Kardec nació el 3 de octubre de 1804, en Lyon, Francia. A lo largo de su vida dio cuerpo y disciplina a los principios espirituales que investigó y afirmó en su memoria espiritual, después de tres milenios de variadas encarnaciones, vividas en diversas latitudes geográficas de nuestro planeta. Asimismo elaboró las reglas y los postulados fundamentales de la Doctrina Espirita. Miembro de varias sociedades sabias, notable de la academia Real de Arras, murió en París, el 31 de marzo de 1869, a los 64 años, por una parada cardiovascular.