× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Los Diez Mandamientos de Dios dados a través de Moisés

Los Diez Mandamientos de Dios dados a través de Moisés

Explicados con palabras de la época actual

3,50 €

3,73 $

Disponibilidad: inmediata

Autor: Gabriele

Editor: Vida Universal

Libro

Págs: 42

Formato: 12x17,5

Año de edición: 2012

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

Los Mandamientos de Dios dados a través de Moisés son un don de amor y una ayuda para la vida del Eterno a Sus hijos humanos, extractos de la ley eterna omniabarcante del infinito. La vida es Dios, el Espíritu libre, que es exactamente el mismo en todas las culturas de todo el mundo. El Espíritu libre en todas las culturas de todo el mundo es la diversidad y la plenitud infinita del SER, la Existencia eterna. Cada Mandamiento de Dios es un portal hacia la plenitud de la vida, porque Dios, el Espíritu libre, es la vida. Desde hace aproximadamente 35 años, el Espíritu libre, el Espíritu del Cristo de Dios, se manifiesta a través de Su profeta, Su portavoz, que también es la enviada de los Cielos: Gabriele. El Cristo de Dios, el Espíritu libre, no está atado a ninguna religión externa porque -así lo enseñó Jesús de Nazaret, y también lo hace hoy el Cristo de Dios- cada persona es el templo de Dios y por lo tanto no necesita ningún templo, ninguna iglesia de piedra para encontrar a Dios, la Inteligencia universal eterna, el Espíritu eterno, ni para adorarle. Hoy habla el Cristo de Dios en el Nuevo Tiempo. Dios, el Eterno, no cambia; Él es el mismo lo fue ayer, lo es hoy y lo será mañana. Esto también es válido para los Diez Mandamientos de Dios dados a través de Moisés. El Cristo de Dios, que se manifiesta en la época actual, habló en el corazón de Su profeta y enviada de Dios, Gabriele, quien con sus propias palabras y ateniéndose al sentido transmitió lo que es especialmente importante para el Nuevo Tiempo, ya que los dioses ídolos han aumentado en su diversidad.

AUTOR

Gabriele

Gabriele, la profetisa y mensajera de Dios, convive con las demás personas como una hermana entre hermanos, sin ensalzar su figura. Normalmente muchas personas tienen su primer contacto con la profetisa de Dios a través de libros y cassettes, a través de manifestaciones o a través de programas de radio sobre diversos temas presentados por Gabriele. Muchas personas han sido alcanzadas por las palabras dichas directamente por el espíritu de Dios a través de Gabriele, o por las que ella misma ha escrito o dicho, y ésto las ha llevado a ocuparse con más detenimiento del mensaje divino y la verdad contenidos en ellas. Pero pocas personas, también de su entorno más cercano, son conscientes de la dimensión tan grande que entretanto ha alcanzado Vida Universal, la obra espiritual que ha surgido en la Tierra a través suyo desde que fue llamada hace más de veinte años a ser la profetisa de Dios. El espíritu de Dios ha hablado públicamente a través de ella en más de mil manifestaciones de a menudo más de dos horas de duración. A través de Gabriele fueron dadas miles de horas de enseñanza sobre el Camino Interno y del Lugar de Encuentro de los que buscan a Dios – La escuela cósmica de vida. Así como miles de programas de radio. Gabriele ha escrito más de 50 libros, a la cabeza de todos ellos se encuentra la obra manifestada “Esta es Mi Palabra. Alfa y Omega. El evangelio de Jesús. La manifestación de Cristo que entretanto conocen los verdaderos cristianos en todo el mundo” (de más de 1000 páginas) y ”Las grandes enseñanzas cósmicas de Jesús de Nazaret a Sus apóstoles y discípulos que podían captarlas”, a la cual siguieron 5 tomos de explicaciones, así como la amplia obra manifestada sobre el Camino Interno de 1400 páginas. Gabriele escribe cada año nuevos libros. Sería interminable continuar enumerando la lista de los trabajos escritos por Gabriele. Vive en Alemania donde se dedica a predicar la Palabra de la Religión Interior.