× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Comer y Correr (bolsillo) Julio Basulto, Juanjo Cáceres

Comer y Correr (bolsillo)

Desmontando los mitos de la alimentación de los runners

8,95 €

9,53 $

Disponibilidad: inmediata

Autor: Julio Basulto, Juanjo Cáceres

Editor: DeBolsillo

Libro

Págs: 304

Año de edición: 2016

Reimpresión

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

Un manual imprescindible para promover una alimentación adecuada y saludable entre los entusiastas del running.

La participación creciente en carreras populares durante los últimos años indica que la práctica del running se está convirtiendo en un fenómeno social. Para un número cada vez mayor de personas constituye su principal afición y una forma de estimular su afán de superación.

De esta forma nace el interés por el papel de la alimentación en el deporte, y también este libro, Comer y correr.

Esta guía se dirige tanto a corredores populares como a los que prefieren, simplemente, correr en su tiempo libre. Tiene como objetivo ayudar al lector (o runner) a reconocer qué hay de verdad y qué de mito en la alimentación de los runners, pero también resolver diversas dudas, como si se debe beber muchísima agua a lo largo de un maratón, qué consumir antes de una carrera o qué comer y beber una vez esta concluye.

Prólogo

No habían pasado ni dos décimas de segundo desde mi «sí» a Juanjo a través de Twitter, cuando caí en la cuenta de que me había metido en un buen lío. «Cómo podía haber aceptado la propuesta de Juanjo Cáceres y Julio Basulto para prologar su libro sobre la alimentación de los corredores», me pregunté en mi fuero interno.

No tengo ni idea de alimentación y mucho menos de alimentación deportiva. Sé solo las cosas básicas que he podido leer en publicaciones especializadas y ni tan siquiera sé si esas lecturas las he digerido bien. Total que, desde el mismo momento del sí, le he estado dando vueltas a la cabeza sobre cómo afrontar el envite. Y una vez más se ha confirmado que en mi caso es absolutamente cierto eso de «És quan corro que hi veig clar, foll d’una dolça metzina».

Ha sido corriendo en mis entrenos diarios cuando he puesto orden a las ideas que quería compartir con los lectores de este libro. Esta es mi especial manera de pensar, de estructurar ideas. En estos momentos me es muy útil en mi actividad como diputado en el Congreso. Ir a correr antes de adentrarme en los debates me ayuda a concentrarme y a controlar mejor los impulsos. También es mi manera de escribir mis artículos, de preparar las clases o los juicios cuando me dedicaba a ello. Es la mejor manera que tengo de dejar libre la mente, de concentrarme, de escaparme de los pensamientos circulares, de encontrar ideas, de desprenderme de otras que me gustaban antes de correr y que no me convencen al terminar. Tengo algunos amigos que me dicen que ellos lo hacen nadando; en mi caso el estado «nirvana» lo consigo corriendo.

De la misma manera que no es lo mismo «vivir para trabajar» que «trabajar para vivir». En mi caso no vivo para correr, sino que corro para vivir. Lo he hecho con diferentes intensidades a lo largo de mi vida, en función de los momentos vitales. Soy un aficionado tardío, no de juventud. Siempre he hecho algo de deporte, especialmente de montaña desde los ocho años. Pero no fue hasta conocer a Tona, mi mujer y compañera, que le cogí gusto a la cosa del correr. Ahora es distinto, puedo entrenar solo; incluso en algunos momentos lo prefiero, por aquello de los ritmos. Pero cuando empiezas, hacerlo con otra persona te ayuda a mantener la disciplina de los entrenos. Y sobre todo te ayuda a dedicar tus horas de ocio a entrenar y a correr, sin generar ningún conflicto de convivencia. Es lo que tienen los ocios compartidos.

A punto de llegar a los sesenta, mi dependencia física y emocional del deporte diario no es un mito, es una realidad. Como le oí decir a Miquel Pucurull, un veterano corredor popular, cuando estoy dos días sin correr, mi cuerpo lo nota; cuando estoy más días, lo nota todo mi entorno.

Tampoco es lo mismo entrenar para competir, que inscribirte en las carreras para tener que entrenar. En mi caso, entreno todos los días —con los preceptivos descansos— porque me siento mucho mejor. Participo en carreras, porque así tengo un aliciente más para correr cada día. Y me gusta mejorar mis tiempos, no para competir con nadie, sino para alimentar una falsa teoría: la de que el tiempo no pasa y la edad no importa. Un autoengaño como cualquier otro que se desmonta en muchas circunstancias, pero especialmente cuando en las carreras de montaña llegan las bajadas.

Y como corro para vivir y no al contrario, también como para vivir y no para correr. Ya sé que en el contexto de este libro decir esto puede parecer un sacrilegio, por eso intentaré explicarme mejor. Creo que como de manera bastante sana, pero no como disciplina de corredor, sino porque comer sano me gusta más. Y, por supuesto, porque correr con exceso de peso es un calvario y hacerlo con un déficit energético o de entrenamiento es una imprudencia.

No sé si lo que voy a decir es muy científico, pero de la misma manera que corro, escuchando mi corazón y en general mi cuerpo, también como auscultando mi organismo. Con prudencia, siempre; con más disciplina cuando se acerca un maratón o una «ultra». Lo que sí he conseguido es que mi placer por correr sea compatible con mi placer por comer. Es decir, que entrenar y correr no supongan para mí un sacrificio extraordinario, de manera que en algún momento mi cuerpo o mi mente los vivan como dos actividades incompatibles.

Como siempre, las cosas se pueden decir en menos espacio. En este caso se podría resumir en «Corro y como para vivir». Aunque también se podría expresar de otra forma: «Sin comer sano no podría correr, sin correr me sería más difícil vivir».

Espero que os aproveche la lectura de este libro. Los autores saben bien de qué hablan. Combinan la experiencia del corredor con conocimientos científicos, y esta es una buena fórmula para asesorar a quienes os incorporáis a esta práctica deportiva y a aquellos que, teniendo experiencia, no le habíais prestado demasiada atención a la alimentación. Buen provecho y buena digestión...

Joan Coscubiela Conesa, Diputado del Congreso y corredor popular

Presentación

Dicen que los corredores, cuando duermen, sueñan que corren, sin avanzar. Porque avanzar es, ciertamente, el objetivo que persigue con insistencia cualquier corredor o corredora, tanto profesional como aficionado.

Avanzar, por ejemplo, sobre una pista, sobre asfalto, sobre tierra, césped o sobre cualquier otra superficie adaptable o especialmente diseñada para la práctica del atletismo, con el fin de recorrer la distancia que separa la línea de salida de la de llegada (real o imaginaria).

Avanzar, también, a otros atletas, ya sea porque se compite con ellos o con uno mismo. Es entonces cuando intentamos mejorar la velocidad a la que corremos y durante un instante levantamos la vista para observar el número de corredores a los que vamos dejando atrás.

Para todos aquellos que compartimos la afición por la práctica de la carrera a pie, todo se reduce a avanzar. Pero no solo avanzamos cuando competimos, también avanzamos en nuestras metas generales como corredores.

Todo empieza con esas primeras zancadas, en que las distancias recorridas son muy cortas y cuando, por momentos, el esfuerzo exigido para avanzar unos pocos centenares de metros parece inasumible. Pero el ser humano goza de una gran capacidad adaptativa y en particular de unas buenas condiciones de resistencia a la carrera, de manera que el cuerpo va respondiendo progresivamente mejor al esfuerzo físico y esos objetivos iniciales se alcanzan cada vez con mayor facilidad. Es así como, al cabo de poco tiempo, los atletas vamos en busca de objetivos más ambiciosos, que en general pasan por alcanzar una mayor intensidad y una mayor duración del ejercicio físico.

Ello, tratándose de corredores populares, se traduce en un interés por recorrer, en menos tiempo, mayores distancias: desde esos exigentes primeros metros, a los 5 y a los 10 km, después la media maratón, posteriormente distancias de 30 km, hasta llegar a un hito que pocos corredores con cierta experiencia rehusamos intentar: correr el maratón. Pero aún hay más: para los más resistentes y ambiciosos, la última frontera es la ultradistancia, donde las pruebas pueden alcanzar los 100 km o incluso más. Y a todo esto se le añade la posibilidad de incrementar la dificultad y ampliar nuestros retos, adentrándonos en el mundo de las carreras de montaña o incorporándonos a disciplinas en las que intervienen pruebas deportivas de diferente naturaleza, como el triatlón.

Todo este proceso de superación culmina cuando ya hemos alcanzado el límite de nuestros intereses y capacidades en cuanto a velocidad y distancia, pero no por ello dejamos de avanzar. Al atleta con muchos kilómetros a sus espaldas, salvo lesiones o enfermedad, le cuesta renunciar a seguir corriendo, y cada metro de más recorrido contribuye, sin duda, a seguir alargando su vida deportiva y a gozar de plenas condiciones físicas en un cuerpo cada vez más maduro. De ahí que la edad no sea un verdadero impedimento para seguir corriendo y avanzando, ni siquiera para correr por primera vez.

Este es el itinerario que la mayoría de las personas seguimos durante nuestra vida como corredores populares, y recorrerlo, como decimos, exige una adaptación, para la cual recurrimos a ciertas actividades fundamentales, que son todas aquellas que se relacionan con el entrenamiento. Entrenar es el medio por el cual se alcanzan esos objetivos de distancia y velocidad a los que nos hemos referido, sin que exista —y esto es importante recordarlo— ninguna otra actividad sustitutiva que permita igualmente progresar en ese sentido. Así pues, para llegar cada vez más lejos y correr cada vez más rápido, lo fundamental es entrenar e ir adaptando el entrenamiento a la dificultad de los retos que nos vamos planteando.

Ahora bien, existe todo un conjunto de factores que tener en cuenta para que nuestro cuerpo responda de la mejor manera posible tanto al esfuerzo del entrenamiento como al de la competición. Uno de ellos es dormir y descansar (aunque sea soñando que corremos pero sin avanzar), para recuperarnos de los esfuerzos anteriores y preparar los siguientes. También, sin duda, es fundamental preservar un buen estado de salud, lo que implica, entre otras cosas, prevenir lesiones o recuperarse adecuadamente cuando estas se producen. Y aun hay otro factor muy importante para disfrutar de una vida deportiva saludable, que es el motivo que nos ha traído hasta aquí: la alimentación.

 

AUTOR

Julio Basulto

Julio Basulto

Julio Basulto es diplomado en nutrición humana y dietética (Universidad de Barcelona). Ha sido profesor asociado en la Unidad de Nutrición Humana de la Universidad Rovira i Virgili, editor de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética, y responsable de investigación del Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas. Actualmente ejerce como docente en diferentes instituciones y es autor de numerosas publicaciones científicas.