× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Catorce veces ocho mil

Catorce veces ocho mil

Una historia de superación personal para vencer el más grande de los desafíos

18,90 €

20,28 $

Disponibilidad:

Autor: Edurne Pasaban

Editor: Planeta Editorial

Libro

Págs: 336

Formato: 15x23

Año de edición: 2011

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

Momentáneamente
No disponible

¿Quieres recibir un aviso cuando vuelva a estar disponible?

  Avísame

DESCRIPCIÓN

Es la primera mujer que ha conquistado las catorce cumbres más altas del planeta, ha cumplido otro reto: contar en su libro lo que ha pasado en 12 años de entrega a la montaña. Con la colaboración del escritor Josep María Pinto, Edurne Pasaban (Tolosa, 1973), resume en el libro lo que ha supuesto subir los 14 ochomiles de la tierra, sus miedos, sus amores, y lo que ha supuesto su hazaña en el Himalaya.

"El coste personal ha sido muy grande, ya que para conseguirlo he tenido que dejar muchas cosas de lado y he pagado con problemas personales, pero puedo decir que ha merecido la pena", La primera experiencia en el Himalaya no tuvo el premio esperado, pues Pasaban no coronó el Dhaulagiri. Fue una historia de amor con un alpinista italiano, lo que le hizo regresar a dicha cordillera, la que le dio todo en lo deportivo y le quitó algunas cosas en lo personal. En 2006 pasó uno de sus peores momentos. Sus miedos más íntimos la condujeron durante cuatro semanas a un centro psiquiátrico y a un intento de suicidio. La muerte, dentro y fuera de la montaña, "siempre está presente", aunque no se habla de ella, "si no, no iríamos a la montaña". Próximamente se marchará al Everest, a coronar la cima del techo del mundo sin oxígeno. Otra despedida y otro objetivo de volver "de una pieza". "Cuando me despida de mis padres y de mis amigos en el aeropuerto, pensaré que lo principal será volver para disfrutar de vacaciones e irme a la playa. Si piensas en la muerte no subes al avión". Retar al gran coloso sin oxígeno no es la principal preocupación de Pasaban.

"La principal dificultad será evitar las congelaciones", declaró, a la vez que señaló como otra complicación la masificación en "la morada de los dioses", donde un alpinista de una expedición comercial que ocupe una arista en un momento determinado podría retrasar el ascenso de Pasaban, con el consiguiente riesgo de sufrir congelaciones. Pasaban ha cumplido su reto personal de "poder vivir de la montaña", su pasión desde niña. Actualmente, dando conferencias y escribiendo libros, puede vivir de su afición. La alpinista vasca admite que físicamente no es "igual que un hombre", pero deja claro que las "mujeres se adaptan a todo. Somos luchadoras y sufridoras, y además somos muy cabezonas y conseguimos todo lo que nos proponemos". Sobre si hay dopaje en el alpinismo. Pasaban fue rotunda. "No hay dopaje en el alpinismo. En la montaña generamos de forma natural los glóbulos rojos, luego no nos hace falta. Además da una imagen muy mala del deporte, pero hay que saber qué hay de verdad y de mentira. Hay que hacer deporte de manera pura y limpia". El libro también recuerda momentos emocionantes, por ejemplo el hecho de haber conocido al primer conquistador del Everest, sir Edmund Hillary o a los integrantes del programa de TVE "Al filo de lo imposible". Otros de esos momentos tuvieron tintes trágicos, como el fallecimiento de Pepe Garcés o el paisaje de restos humanos que en ocasiones salpican las laderas de las montañas. Con la misma ilusión que en sus comienzos y sin sensación de vacío tras convertirse en la primera mujer en conquistar los 14 ochomiles de la tierra, Edurne Pasaban ya tiene la mente puesta en el Everest. Sigue el sueño, sigue su vida

AUTOR

Edurne Pasaban

Edurne Pasaban

Edurne Pasaban (Tolosa, Guipúzcoa, 1973)es ingeniera técnica industrial y MBA por ESADE. Su talento natural para moverse en la montaña, el interés compartido con sus compañeros y su ilusión cada vez mayor la llevaron a buscar picos más allá de Pais Vasco y los Pirineos. Cuando tenia quince años, su primo Asier (futuro compañero de las cumbres en varios ocho miles) le enseño a escalar en roca. Un año después ascendía el Montblanc. Pasaban fue galardonada por la Reina Sofia como mejor deportista femenina del año 2010.