× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Bruce Lee. El Tao del Gung Fu

Bruce Lee. El Tao del Gung Fu

Comentarios de Bruce Lee sobre el camino marcial

16,00 €

Disponibilidad: inmediata

Autor: Bruce Lee

Editor: Paidotribo Editorial

Libro

Págs: 224

Formato: 15x21,5

Año de edición: 2007

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

El gung fu, antecesor del karate, ju-jutsu, etc., es una de las formas conocidas más antiguas de defensa personal y se puede considerar como la esencia concentrada de sabiduría y pensamientos profundos sobre el arte del combate.

Bruce Lee emprendió en 1963 la redacción de un manual detallado acerca del Tao del Gung Fu; ese libro nunca fue publicado, pero las notas que escribió entonces han sido compiladas y editadas por John Little manteniendo la esencia de Lee.

Según las propias palabras de Lee: “…este libro fue escrito para la defensa personal tal como se enseña en China y tal como se usa en emergencias reales. Hemos seleccionados sólo aquellos movimientos que se pueden efectuar sólo con un pequeño gasto de fuerza y sin entrenamiento o experiencia previos. Finalmente, hemos de resaltar encarecidamente que estos movimientos no pueden dominarse sin práctica, más práctica y aún más práctica (…) pues el dominio no se logra sin un estudio y una práctica constantes”.

AUTOR

Bruce Lee

Bruce Lee

Bruce Lee nació en San Francisco (California) y obtuvo la nacionalidad estadounidense. Marcó un antes y un después en las artes marciales, y su inspiración continúa guiando a millones de personas. Sus ideas, su filosofía y su modo de entrenamiento son aplicados en muchas de las academias de artes marciales en todo el mundo. Aunque uno de sus legados más importantes es la apertura de Occidente a las artes marciales chinas, sus facetas como artista, filósofo y erudito no dejan de sorprender a pesar de su prematura muerte, justo a los treinta y dos años de edad.