× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

El arte de la escritura

El arte de la escritura

El Wen Fu de Lu Chi

9,00 €

9,60 $

Disponibilidad: inmediata

Autor: Lu Chi

Editor: Mandala Ediciones

Libro

Págs: 66

Formato: 14x21

Año de edición: 2010

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

El Wen Fu de Lu Chi es el primer discurso sobre el arte de la escritura de la antigua China, y está compuesto en lo que se podría describir como “prosa poética”, a excepción de que se parece poco o nada a lo que se supone prosa poética en nuestra lengua.

Está escrito en verso irregular, y organizado más como párrafos de versos que como los empleados por Allen Ginsberg en Howl, pero con rima. Aunque Lu Chi no fue el inventor de la forma fu, le dio un uso completamente nuevo. Antes de su época, el fu era una forma popular utilizada casi exclusivamente en poemas discursivos acerca de sucesos históricos, o para cantar alabanzas a los gobernantes políticos o militares.

AUTOR

Lu Chi

Lu Chi nació en el delta del Yangtze en el 261 d.c., poco tiempo después del final de la Grecia Helenística. Es imposible saber si Lu Chi conocía o había oído hablar de la Grecia Clásica, pero debía de haber recibido noticias de la frontera acerca del Imperio Romano. Como hombre educado, era probablemente consciente del desarrollo de la civilización judeo-cristiana en las comunidades vecinas occidentales, los “bárbaros”. Era un erudito de los Analectos (Lun Yu) o diálogos del Maestro K’ung (Confucio), y de sus preceptos, muchos de los cuales se reflejan en el Wen Fu. “Cómo se puede aprender música. Al principio de la pieza, todas las partes deben sonar al unísono. A medida que progresa, deben mantenerse en armonía, aunque respectivamente distintas, y fluir sin interrupción hasta el final”. O, “Hay algunos que conocen todas las notas, y hay otro que conocen la música”. El ensayo de Lu Chi, le debe mucho, no sólo al contenido de los Analectos, sino al estilo mismo de estos, y a muchas de sus más famosas metáforas y símiles.