× Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Libro

Analectas

Analectas

10,00 €

10,72 $

Disponibilidad: inmediata

Autor: Confucio

Editor: Kailas Editorial

Libro

Año de edición: 2014

¿Te gustó este libro? Escribe tu comentario

DESCRIPCIÓN

Atribuido a confucio, aunque se trate de un texto recopilado después de su muerte por sus discípulos, Analectas ha tenido una enorme influencia a lo largo de los años y conserva una vigencia de la que muy pocos libros pueden presumir 2.500 años después de haber sido escritos. La obra está compuesta por una serie de sentencias breves, pequeños diálogos y anécdotas sobre diversos temas, pero, principalmente, sobre la naturaleza humana y la ética en el ámbito personal y de la política. La cuidada traducción, a cargo de un especialista en literatura china como Néstor Cabrera, es digna de ser destacada, y permite adentrarse en el ideario confuciano con suma comodidad.

AUTOR

Confucio

Confucio es el nombre que aparece en primer lugar en la literatura, en la filosofía y en la historia del pensamiento de la China, donde este gran pensador vivió hace 2500 años. Fue, además, el primer reformador político. Los primeros datos biográficos que se conocen de él son del siglo II a. C. Había nacido en 55 a. C en Tsou, pequeño estado feudal de Lu, en el sudeste de la actual provincia de Shantung (en el nordeste chino). Se afirma que descendía de la familia real de Shang, que constituyó la segunda dinastía china. Su padre había sido gobernador de Tsou a la edad de setenta años y se había distinguido en empresas militares. Los primeros misioneros jesuitas derivaron la forma latinizante Confutius y Confucius hasta llegar al “Confucio” de hoy. El nombre proviene de Kun-FuTzu o Maestro Kung. El sistema político de la época se basaba en el feudalismo sorprendentemente similar al de occidente medieval. Los señores feudales se negaban a obedecer al poder central que se volvió cada vez más débil. En estas circunstancias, aparece la figura de Confucio. Desde los treinta hasta los cincuenta años, se dedicó al estudio y a la enseñanza. Filósofo político y social, sentía la necesidad de llevar a la práctica sus teorías. A los cincuenta años fue magistrado y, luego, encargado de obras publicas. Más tarde fue designado secretario mayor de justicia y, finalmente, en el 496 a.C., primer ministro del monarca. En esa situación, demostró ser un hábil administrador y restableció algo del orden político y la igualdad social. Confucio opinaba que la armonía política debía basarse en la armonía moral. Es decir que el concepto ético estaba, para este pensador, indisolublemente unido a la práctica política. Su pensamiento se orientó en general hacía una filosofía del orden social.